El miedo lejano y otras fobias: el terror de nuestra existencia

Federico  Ballí  2018-03-30

Ya sea debido a un criterio editorial o por una búsqueda de acomodar los libros en las secciones específicas de las librerías, una práctica común en la actualidad es la de reducir las antologías de cuento a un género o estilo en específico. En El miedo lejano y otras fobias, Juan Antonio Rosado se opone a este establecimiento y realiza una selección de textos que no sólo se alejan por su género, sino por el tono con el que se relatan. Esta antología reúne una serie de cuentos —o fobias como el autor acertadamente los cataloga— escritos a lo largo de más de treinta años; aquí apreciamos la evolución de su escritura tanto en el manejo de la narrativa y las voces, como en la selección de temas y obsesiones que lo han acompañado a lo largo de los años. El libro está impregnado de una mezcla de sabores que, en apariencia, parecen incompatibles, incluso cacofónicos, pero en la lectura producen un efecto potenciador. La heterogeneidad de tonos y géneros hace difícil escribir una reseña de la misma pues, a momentos, parecería que el autor huye a la definición y se revela contra la clasificación.

Leer El miedo lejano y otras fobias ha sido una experiencia tan sorprendente como perturbadora. Sumergirse en este libro es ahondar en el misterio. Cada relato ofrece una nueva perversión en un género distinto: la ciencia ficción, lo fantástico, lo erótico, el realismo mágico e incluso el cuento de hadas, se transforman en combustible para pesadillas. Esta es una antología que busca su identidad en la multiplicidad de voces, géneros y tonos, pero a su vez mantiene la cohesión al revelar lo que está debajo de todas estas historias y, quizá, de la literatura misma: la perversidad humana. A partir de la multiplicidad, Rosado explora a los sujetos, los observa desde múltiples ángulos y logra cifrar ese miedo de lo que situamos en el otro por el temor de verlo en nosotros mismos.

Imagen 1

Los cuentos se encuentran a su vez subdivididos en tres secciones en las que se tratan los temas del tiempo, la urbanidad y la pureza. Los elementos temáticos no quedan relegados a estas secciones, sino que a lo largo del libro se genera un efecto acumulativo: si en la primera sección —sobre el tiempo— se plasman los efectos de la distancia y la transformación temporal de la persona, en la siguiente sección estos elementos se articulan con el encierro y efecto claustrofóbico de la urbanidad y, por último, ambos ayudan a plasmar el retrato deformado de la pureza. Las obsesiones de Rosado —como el poder, la sexualidad y la hipocresía clerical— atraviesan la obra con una mirada crítica que a cada momento se torna más mordaz, descarada e incómoda.

Ésta, sin embargo, no es una crítica simplona que divida a los personajes en blancos y negros, sino que se encuentra en el propio actuar de dichos personajes y penetra en la piel del lector mientras éste lee cómo los héroes de los relatos actúan de formas indeseables y desagradables: detrás del justiciero se oculta un asesino; detrás del mártir, un hombre repudiable.

Los personajes de Rosado trabajan bajo la evasión: la verdad es demasiado dolorosa y, por lo tanto, es mejor acudir a la mentira. Este recurso, este hilo temático, está presente a lo largo de todos los relatos, pero la forma en que se demuestra varía ampliamente. Así, mientras que un personaje recurre a la hipocresía, otro opta por el silencio.

En El miedo lejano y otras fobias , Juan Antonio Rosado nos presenta un libro incómodo; su estilo, sencillo y musical, acentúa el peso de lo que se narra. Entre voyeristas y exhibicionistas, niñas de bien y prostitutas, sacerdotes inmorales y asesinos moralistas, se desarrolla un universo en el que hay una constante búsqueda; el lector sufre, junto con los personajes, una sensación de estar perdido. Rosado no plantea una ficción en la que el lector deseará escapar; no crea mundos agradables ni modelos a seguir, por el contrario, confronta al lector con aquellos elementos de la realidad que se esconden en la esquina más oscura del guardarropa. Aquél que no desee confrontarse con una ficción de la crudeza, donde los elementos fantásticos se tornan amargos y la esperanza queda desterrada, será mejor que se aleje de este libro.

La lectura de este conjunto de relatos podrá dejar al lector asombrado o incluso asqueado, pero jamás indiferente. No hay un mero efectismo, sino que cada movimiento, cada golpe, cada respuesta que se despierta, tiene un motivo específico. La propuesta de Rosado se niega a ser complaciente, a seguir los lineamientos de la literatura fácil. No se nos presenta aquí con un conjunto de cuentos, sino un miedo lejano, que nos envuelve como un eco, y una serie de fobias que nos generan una atracción mórbida: la soledad, la pérdida de identidad, la confrontación con el pasado, la traición de uno mismo eso es lo que encontrará aquel que se atreva a abrir las páginas de esta antología.

Imagen 2

Para los lectores que ya están familiarizados con los mundos que Rosado nos presenta aquí y buscan algo similar para saciar sus horas de lectura, recomiendo El hombre ilustrado de Ray Bradbury; los cuentos que se presentan en esta antología, en su mayoría de ciencia ficción, dejarán satisfecho sobre todo a quienes disfruten de la primera sección de El miedo lejano y otras fobias. Por supuesto, aquellos que deseen explorar aún más la perversión humana presente en los cuentos más arriesgados de esta antología encontrarán algo de su agrado en las obras de Sade, de las cuales recomiendo Justine debido a su cercanía con el tema de la pureza. Espero que entre estas recomendaciones encuentren algo de su agrado.

Puedes conseguir los libros en los siguientes links:
El miedo lejano y otras fobias
El hombre ilustrado
Justine
Cada compra que hagas con estos enlaces ayuda a Filosofía de Clóset.

***

Federico Ballí: narrador, poeta, ensayista y filósofo de clóset. Ha colaborado con la gaceta Lammadame, el blog Filopalabra y las revistas Nocturnario, Monolito y El comité 1973. En la actualidad, trabaja como editor y columnista en Filosofía de Clóset.