Nota filosofal: ¿por qué a mí?

Jhoana  Campos  Garduño 2018-03-30

Cuántas veces no nos hemos preguntado: ¿Por qué a mí? Al enfrentarnos al cuasi-auto-reclamo de esta pregunta sin esa apertura de conciencia hacia nuestra propia finitud, nos la respondemos a manera de justificación, lo cual no nos permite asumir la responsabilidad de nuestros actos. Cuando este cuestionamiento viene desde asumir la muerte, la estructura en la que nos la respondemos cambia, y nos dota de reconocimiento de nuestro propio ser.

Imagen 1

¿Por qué se modifica nuestra manera de responder al reconocer la finitud? Bueno, pues porque sólo cuando nos enfrentamos a la muerte de manera cercana y consciente, es que podemos reconocernos y hacer un recuento de nuestra propia vida. Esto es lo que nos introduce a una crisis existencial, a esos momentos de la vida que nos sacuden. Muerte no sólo significa el fallecimiento de alguien o el propio, sino simplemente que algo deje de ser. Puede ser que se termine un ciclo en nuestras vidas o que dejemos de tener cierta edad. En esos momentos es cuando nos respondemos esta pregunta de manera más cruel, más realista, más responsable y auténtica; de esta manera es que nos reconocemos sin justificaciones que nos enmascaran ante nosotros mismos.

El reconocernos finitos, en ocasiones, puede provocarnos cierta incomodidad, pero a su vez se convierte como una especie de motor que activa nuestro crecimiento en medio de la sacudida. Y es justo aquí cuando logramos abrirnos al cuestionamiento ¿por qué a mí? y lo reconocemos como un grito de nuestro ser que nos recuerda que está muriendo en cada instante. Con ello, dotamos de sentido nuevamente a nuestra vida, dando mayor conciencia a nuestras posibilidades. Porque al final, requerimos de lo que no-somos para reconocernos.

***

Jhoana Campos Garduño: exalumna de filosofía por la Facultad de Filosofía y Letras. Apasionada por la filosofía aplicada y práctica, sobre todo la existencial y la contemporánea. En búsqueda de proyectos que lleven la filosofía a lugares inesperados. Ha trabajado en proyectos de fenomenología en psiquiátricos y de existencialismo aplicado a la vida diaria.